Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de espalda en los niños es una patología común durante la etapa de crecimiento. Muchos padres no le dan importancia a este problema, pensando que es algo pasajero o sin consecuencias graves. Sin embargo, es crucial acudir a un especialista ante la aparición de síntomas, para evitar consecuencias negativas que puedan afectar directamente al desarrollo del niño.

Tipos de dolor de espalda en niños

Existen dos tipos de dolor de espalda en niños: el dolor inespecífico y el dolor específico. El dolor inespecífico es el más común y no está causado por ninguna patología en concreto. Puede estar relacionado con pequeños esguinces o contracturas musculares. Por otro lado, el dolor específico aparece como consecuencia de otra patología, como espondilolistesis, tumores, infecciones o hernias discales.

Causas del dolor de espalda en niños

El dolor de espalda en los niños puede tener diferentes causas. En el caso del dolor inespecífico, suele aparecer cuando los niños someten su espalda a cargas que superan el 10% de su peso total. Las mochilas pesadas son una de las principales causas de este tipo de dolor. Además, el sedentarismo y los antecedentes familiares de patologías de columna también aumentan las probabilidades de sufrir dolor de espalda durante la etapa de crecimiento.

Patologías relacionadas con el dolor de espalda en niños

En los casos en los que el dolor de espalda se clasifica como específico, puede estar relacionado con enfermedades más graves. Algunas de las patologías más frecuentes son la espondilosis, la discitis o espondilodiscitis, y las lesiones medulares como la compresión medular.

Diagnóstico y tratamiento del dolor de espalda en niños

Cuando un niño experimenta dolor de espalda, es importante acudir a un pediatra para realizar un diagnóstico adecuado. Se lleva a cabo una exploración física y se descarta cualquier afectación de la médula espinal. En algunos casos, se pueden realizar pruebas de imagen diagnóstica como radiografías o resonancias magnéticas.

Una vez realizado el diagnóstico, se pauta el tratamiento adecuado. Esto puede incluir medicación antiinflamatoria, fisioterapia y, en casos más graves, cirugía de columna.

Prevención del dolor de espalda en niños

Aunque en algunos casos el dolor de espalda infantil es inevitable, existen ciertas pautas que pueden ayudar a prevenirlo. Es importante controlar el peso corporal del niño, fomentando una alimentación saludable y evitando el sedentarismo. También se recomienda evitar cargar objetos pesados, como mochilas, que puedan potenciar el dolor lumbar.

Además, es fundamental que los niños adquieran buenos hábitos posturales y realicen ejercicio de forma constante y moderada, adaptado a sus capacidades.

En resumen, el dolor de espalda en los niños es un problema común durante la etapa de crecimiento. Es importante acudir a un especialista ante la aparición de síntomas y seguir las recomendaciones médicas para prevenir futuras complicaciones. ¡No dejes que el dolor de espalda limite el desarrollo y bienestar de tus hijos!

Artículos recomendados

Deja un comentario