Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor cervical puede ser causado por lesiones en los huesos, músculos, discos, ligamentos, nervios o médula espinal. Estas lesiones pueden provocar dolor, debilidad, entumecimiento y hormigueo en el brazo. Además, la compresión de la médula espinal puede causar síntomas más graves, como entumecimiento y debilidad en ambos brazos y piernas, e incluso pérdida de control de la vejiga y del intestino.

Las causas más comunes de dolor cervical son los espasmos musculares y las lesiones en los músculos y ligamentos

Los espasmos musculares y las lesiones en los músculos y ligamentos son las causas más comunes de dolor cervical. Estas lesiones pueden ocurrir durante actividades de rutina o como resultado de un traumatismo, como una caída o un accidente de tráfico.

Algunas causas menos comunes pero más graves incluyen desgarro en el revestimiento de una arteria del cuello y tortícolis espasmódica

Aunque menos comunes, el desgarro en el revestimiento de una arteria del cuello y la tortícolis espasmódica también pueden causar dolor cervical. Estas condiciones requieren atención médica inmediata.

Signos de alarma que indican la necesidad de evaluación médica

Es importante prestar atención a ciertos signos de alarma que pueden indicar la necesidad de evaluación médica. Estos signos incluyen pérdida de fuerza o sensibilidad en los brazos y las piernas, fiebre, sudoración nocturna, dolor de cabeza, letargo o confusión, molestias torácicas, sudoración repentina o dificultad para respirar, y dolor que se desencadena o empeora durante el esfuerzo.

Evaluación médica y diagnóstico de las causas del dolor cervical

Durante la evaluación médica, se realizará una historia clínica y una exploración física para determinar la causa del dolor cervical. En algunos casos, pueden ser necesarias pruebas complementarias, como pruebas de imagen, para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento y alivio del dolor cervical

El tratamiento del dolor cervical dependerá de la causa subyacente. En la mayoría de los casos, se pueden tomar medidas simples para aliviar el dolor, como el uso de analgésicos, la aplicación de calor o frío en el área afectada, la modificación de las actividades y la realización de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.

Opciones de tratamiento más avanzadas

En casos más graves, como compresión de la médula espinal o de un nervio raquídeo, puede ser necesario recurrir a cirugía para aliviar el dolor y mejorar la función. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las tasas de éxito de los tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos son similares.

Mantén una buena postura y evita actividades que agraven el dolor cervical

Además del tratamiento médico, es importante mantener una buena postura y evitar actividades que agraven el dolor cervical. Esto incluye mantener una postura adecuada al estar de pie, sentado o acostado, y utilizar almohadas adecuadas al dormir.

Conclusión

El dolor cervical puede ser causado por diversas lesiones y trastornos, pero existen opciones de tratamiento y medidas preventivas que pueden ayudar a aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida. Si experimentas dolor cervical persistente o signos de alarma, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento adecuado. No dejes que el dolor cervical limite tu vida, ¡toma medidas hoy mismo para recuperar tu bienestar!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *