Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El cuello no solo sostiene nuestra cabeza y la vincula con el torso, sino que también actúa como un nexo entre la lógica y las emociones. Es el puente a través del cual pasan conceptos, deseos, ideas e intenciones del cerebro para convertirse en acción práctica. Además, es la vía por la cual circulan el aire, el agua, los alimentos y la circulación sanguínea y nerviosa. En resumen, el cuello es una parte esencial de nuestro cuerpo.

Las tensiones cervicales como expresión de desequilibrio psicoemocional

Debido a su estrechez, es común que la energía se restrinja en esta zona, lo que puede provocar tensiones cervicales. Estas tensiones pueden ser el resultado del conflicto entre lo que piensa el cerebro y los deseos del corazón, generando estrés, sensación de impotencia y confusión. Es interesante notar que el pericardio, la membrana que protege el corazón, está conectado con la parte posterior del cuello. Cuando reprimimos emociones como el enfado o el miedo, tendemos a tensar esta zona.

El componente emocional detrás del dolor cervical

Cada tipo de dolor cervical puede estar asociado a diferentes conflictos emocionales. Por ejemplo, las vértebras bajas, como la C4, C5 y C6, pueden estar relacionadas con la glándula tiroides y afectar el lenguaje y la voz. Las tensiones en esta zona pueden reflejar situaciones en las que no nos permitimos expresar nuestras opiniones o en las que escuchamos mensajes que nos causan indignación e ira.

Por otro lado, la tortícolis, una contracción muscular recurrente en el cuello, puede expresar un conflicto motor de contrariedad en la acción. Puede reflejar situaciones en las que deseamos decir "no" pero nos lo prohibimos, o en las que nos gustaría decir "sí" pero no nos lo permitimos.

La importancia de la medicina psicosomática

Aunque en España la medicina psicosomática no está reconocida como una especialidad médica, en otros países europeos sí lo es. Esta especialidad considera las emociones y las analiza desde un enfoque terapéutico. No debemos perder de vista la importancia de este tipo de medicina, ya que puede ayudarnos a comprender y tratar las causas emocionales detrás de nuestros dolores cervicales.

Ejercicio para relajar las cervicales

Para aliviar las tensiones cervicales y relajar el cuello y los hombros, se recomienda realizar estiramientos, meditación y ejercicios de respiración. Un ejercicio sencillo y efectivo consiste en:

  1. Ponerte de pie o sentarte en una silla o en el suelo.
  2. Mantén la espalda recta y lleva la mirada a la horizontal.
  3. Separa los brazos de los costados, manteniendo las palmas mirando hacia arriba para abrir bien el tórax.
  4. Inclina la cabeza hacia un lado y desplaza el brazo del lado contrario hacia abajo.
  5. Juega con la respiración: al inspirar, mantén la posición; al espirar, fuerza un poco más la inclinación del cuello mientras llevas el brazo contrario más hacia abajo.
  6. Repite el ejercicio hacia el otro lado para completar el estiramiento.

¡No dejes que el dolor cervical te detenga! Descubre las emociones ocultas que se esconden detrás de tus tensiones cervicales y aprende a relajar tu cuello para encontrar el equilibrio emocional y físico que necesitas.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *