Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Durante nuestra vida, todos hemos experimentado episodios de dolor debido a diferentes afecciones. Pero, ¿cuál es el dolor más intenso que podemos experimentar? Gizmodo ha consultado a expertos internacionales en dolor y ha obtenido respuestas fascinantes.

Neuralgia del trigémino: el peor de los dolores

Según David C. Yeomans, especialista en Anestesiología, Perioperatorio y Medicina del Dolor de la Universidad de Stanford, el peor dolor que puede sufrir un ser humano es el provocado por la neuralgia del trigémino. Este dolor se desencadena cuando un vaso sanguíneo se dilata y provoca presión sobre el nervio trigémino, responsable de transmitir toda la información de los dolores de la cara. El dolor, que suele durar solo unos minutos y se manifiesta en un lado de la cara, puede tratarse mediante cirugía o medicamentos como el tegratol, aunque este último tiene importantes efectos secundarios.

Lesiones traumáticas y dolor neuropático

Theodore Price, investigador principal del Grupo de Investigación de Neurobiología del Dolor en la Universidad de Texas, asegura que el dolor más intenso suele ser el resultado de lesiones traumáticas, como accidentes o fracturas de extremidades, que persisten incluso después de que la lesión se haya curado. Especialmente doloroso es el aplastamiento de un nervio, que causa dolor neuropático. Otra causa común de dolor intenso es el que experimentan los pacientes con cáncer que han sido sometidos a quimioterapia, especialmente en las extremidades.

El enigma de la fibromialgia y el dolor sin diagnóstico

Mohab Ibrahim, profesor Asociado de Anestesiología y Farmacología de la Universidad de Arizona, incluye en este grupo a los dolores que cumplen ciertos criterios pero no pueden ser controlados. Destaca especialmente el caso de la fibromialgia, una enfermedad crónica que causa dolor generalizado en todo el cuerpo. Asimismo, Ibrahim enfatiza que el peor dolor siempre será aquel que no tiene un diagnóstico conocido después de realizar todas las pruebas disponibles, ya que la psicología juega un papel fundamental en la percepción del dolor.

La variable subjetiva del dolor

James McAuley, científico investigador y líder de grupo en Neuroscience Research Australia, señala que la interpretación del dolor por parte del cerebro puede variar mucho de una persona a otra. Como ejemplo, menciona el caso de un buzo de la Marina de Australia que no sintió dolor al ser mordido por un tiburón hasta que se dio cuenta de lo que estaba sucediendo. Esto demuestra que el dolor es una experiencia subjetiva y puede estar influenciada por factores como la genética, el sistema nervioso, las experiencias previas y las expectativas sociales y culturales.

Dolor crónico y otros dolores intensos

Erin Young, profesor asistente y director del Centro para el Avance en el Manejo del Dolor de la Universidad de Connecticut, sostiene que el peor de todos los dolores es el dolor crónico. Sin embargo, también destaca dolores agudos como los causados por una fractura ósea, un parto o un postoperatorio especialmente molesto.

Steven Harte, director de Ciencia Sensorial en el Centro de Investigación del Dolor Crónico y la Fatiga de la Universidad de Michigan, añade que el dolor más intenso puede variar según la persona, dependiendo de factores como la genética, el funcionamiento del sistema nervioso, el historial de consumo de drogas y las experiencias dolorosas previas. A pesar de esto, Harte menciona varios tipos de dolor que suelen ser considerados como los más intensos, como el parto, el daño nervioso, el dolor crónico de larga duración causado por enfermedades como la artritis y los traumatismos accidentales.

En conclusión, el peor dolor que puede sufrir un ser humano puede variar según factores individuales y circunstancias específicas. Desde la neuralgia del trigémino hasta las lesiones traumáticas, pasando por la fibromialgia y el dolor crónico, cada persona puede tener una experiencia subjetiva única. Aunque aún queda mucho por descubrir sobre el dolor, los avances científicos nos acercan cada vez más a entender y aliviar este aspecto inevitable de nuestra existencia. ¡No subestimes el poder del dolor y mantente informado!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *