Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

¿Alguna vez has sentido un dolor intenso en tu cuerpo y te has preguntado si es un dolor óseo o muscular? ¡No te preocupes! En este artículo te daremos todas las claves para que puedas identificar y diferenciar entre estos dos tipos de dolor.

Puede ser difícil diferenciar entre el dolor óseo y muscular, ya que afectan partes similares del cuerpo y pueden tener una intensidad similar. Sin embargo, hay algunas características clave que te ayudarán a distinguirlos.

El dolor óseo se siente más agudo, profundo y debilitante que el dolor muscular. Además, tiende a durar más y requiere una mayor atención médica. Por otro lado, el dolor muscular se siente más "generalizado" y su ubicación exacta puede ser difícil de identificar.

Posibles causas de dolor óseo

Existen varias causas que pueden provocar dolor óseo, entre las cuales se encuentran:

  • Osteoporosis: una enfermedad que debilita los huesos y aumenta el riesgo de fracturas. Es más común en adultos mayores y puede ser causada por deficiencia de calcio y vitamina D.

  • Lesiones óseas: como fracturas o rupturas parciales del hueso. Estas lesiones pueden ser el resultado de un trauma, como un accidente automovilístico o una caída fuerte.

  • Cáncer de hueso: aunque es poco común, algunos tipos de cáncer pueden comenzar en los tejidos o células del hueso. El osteosarcoma es uno de los cánceres de hueso más comunes.

Es importante tener en cuenta que la osteoporosis y el cáncer de hueso pueden no causar dolor hasta que se produzca un colapso de las vértebras o una fractura.

¿Y qué hay del dolor muscular?

El dolor muscular es más común que el dolor óseo y puede tener varias causas, entre las cuales se encuentran:

  • Lesiones musculares: como distensiones o desgarros musculares. Estas lesiones suelen ocurrir como resultado de un impacto o de un esfuerzo excesivo de los músculos.

  • Fibromialgia: una condición crónica que causa dolor muscular generalizado, fatiga y trastornos del sueño. Afecta principalmente a personas en edad adulta y puede estar asociada con otras enfermedades como la artritis reumatoide o el lupus.

  • Miopatías inflamatorias: un grupo de enfermedades que provocan inflamación, debilidad y dolor muscular a largo plazo. Estas enfermedades son de naturaleza autoinmune y pueden incluir la polimiositis, dermatomiositis y la miopatía autoinmune necrotizante.

Cuándo buscar atención médica

Si experimentas un dolor insoportable o si el dolor persiste durante más de 48 horas, es importante que busques atención médica. Los médicos especializados en el sistema musculoesquelético, como los ortopedistas o cirujanos ortopédicos, pueden ayudarte a diagnosticar y tratar estas condiciones.

Recuerda que muchas de estas afecciones pueden ser tratadas con medicamentos simples de venta libre, terapia de calor y reposo. Sin embargo, algunas pueden requerir atención médica urgente.

¡No ignores el dolor en tu cuerpo! Presta atención a los síntomas y no dudes en consultar a un profesional de la salud si es necesario. Tu bienestar y salud son lo más importante.

Lee el artículo original en inglés.

Última revisión médica realizada el 2 de marzo de 2021.

Artículos recomendados

Deja un comentario