Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Tener los pies hinchados es uno de los síntomas físicos más comunes de la gestación y prácticamente todas las mujeres sufren esta dolencia a lo largo del embarazo. Aunque no tiene efectos para el bebé, tener los pies hinchados en el embarazo puede ser molesto para la madre. De ahí la importancia de saber por qué se produce la hinchazón para prevenirla y reducirla al máximo.

¿Por qué se hinchan los pies en el embarazo?

Prácticamente todas las mujeres llegan a tener los pies y tobillos hinchados en el embarazo. Esta hinchazón, que se conoce como edema, es especialmente habitual en el último trimestre de la gestación y en los meses de verano. Estar sentada durante un tiempo prolongado también produce pies muy hinchados en el embarazo. Los pies hinchados en el embarazo son un síntoma normal, consecuencia del aumento de producción de fluidos corporales y su posterior retención en los tejidos. Además, el tamaño del útero va aumentando constantemente durante el embarazo y ejerce una presión cada vez mayor en las venas de la pelvis y la vena cava. Esta última se encuentra en el lado derecho y su función es transportar la sangre desde las extremidades inferiores al corazón. Sin embargo, por la presión del útero, la circulación se vuelve más lenta.

La hinchazón en pies y tobillos es un problema relacionado con la circulación que, aunque no puede eliminarse, sí puede tratarse, prevenirse y reducirse.

Embarazo y pies hinchados: ¿cuándo es más común y por qué?

Más del 75% de las mujeres embarazadas sufren hinchazón de pies y tobillos en algún momento de la gestación siendo muy habitual a partir del séptimo mes. En el caso de mujeres con embarazos múltiples o con exceso de líquido amniótico, suele producirse antes ya que el tamaño de útero aumenta antes y la presión ejercida por éste es más temprana.

Al igual que ocurre en otras mujeres que tienen problemas de circulación, los pies hinchados en el embarazo suelen empeorar al final del día, cuando hace más calor o tras haber pasado muchas horas de pie o sentada. Aunque tras el parto el organismo expulsa el exceso de líquido (a través del sudor y del aumento de las micciones), tener los pies hinchados después del parto también es relativamente común y los síntomas irán remitiendo poco a poco.

¿Cuándo debo preocuparme?

Como hemos dicho, la hinchazón de piernas y tobillos durante el embarazo es una condición frecuente y normal. Sin embargo, hay que estar muy atentos si se producen síntomas adicionales como:

  • La hinchazón de los pies se produce de una forma muy brusca.
  • Dicha hinchazón se traslada a la cara y/o las manos.
  • La mujer tiene una pierna mucho más hinchada que la otra.
  • Siente un dolor muy intenso o molestias en la pantorrilla o el muslo.

En ese caso, la mujer puede sufrir preeclampsia, una condición que ocurre cuando la madre desarrolla hipertensión arterial después de la semana 20 de gestación. La preeclampsia afecta a entre el 5 y 8% de las embarazadas y puede tener consecuencias para el feto (es causa común de parto prematuro), por eso debe ser tratada cuanto antes. También es aconsejable acudir al médico para prevenir problemas graves como coágulos.

Seis consejos para prevenir y reducir la hinchazón de pies y tobillos

  1. Mantente activa: Esto implica hacer ejercicio moderado (caminar, practicar natación o gimnasia acuática) y evitar estar durante un tiempo prolongado en la misma postura. [^1^]
  2. Descansa con los pies en alto: Uno de los consejos más habituales para prevenir los pies hinchados en el embarazo es ponerlos en alto mientras estés sentada o tumbada. [^1^]
  3. Cuida tus pies: La salud de tus pies puede mejorar gracias a pequeños gestos y ejercicios. [^1^]
  4. Elige posturas cómodas y seguras: Posiciones como los pies o las piernas cruzadas dificultan la circulación de la sangre y eso puede tener como consecuencia hinchazones más agudas. [^1^]
  5. Controla lo que comes y lo que bebes: Cuidar la alimentación es un consejo generalizado durante todo el embarazo. Además, controlando nuestro peso también controlaremos la hinchazón en pies y tobillos. [^1^]
  6. Ponte ropa y calzado cómodo: Llevar una ropa cómoda y holgada que no presione ninguna parte de tu cuerpo te ayudará a estar cómoda, moverte con soltura y a mantenerte más activa. [^1^]

¡No dejes que los pies hinchados arruinen tu embarazo! Sigue estos consejos y disfruta de esta etapa tan especial sin molestias. Recuerda que la hinchazón es normal, pero si experimentas síntomas adicionales preocupantes, no dudes en consultar a tu médico.

[^1^]: Fuente: Barcelona Quiropráctica

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *