Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de espalda es una de las razones más comunes por las que las personas buscan atención médica o faltan al trabajo. Además, es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. Pero ¡no te preocupes! Existen medidas que puedes tomar para prevenir la mayoría de los casos de dolor de espalda, especialmente si tienes menos de 60 años. Y si ya estás sufriendo de dolor, no te preocupes, la mayoría de los casos se pueden tratar en casa y con el uso adecuado del cuerpo, ¡tu espalda estará curada en pocas semanas!

Síntomas

El dolor de espalda puede variar desde un dolor muscular hasta una sensación de ardor o un dolor agudo y punzante. Además, puede extenderse hacia la pierna y empeorar al agacharse, girarse, levantar peso, estar de pie o caminar.

¿Cuándo debes consultar con un médico?

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda mejora progresivamente en unas pocas semanas con tratamiento en casa y medidas de autocuidado. Sin embargo, debes comunicarte con tu proveedor de atención médica si tu dolor de espalda:

  • Dura más de algunas semanas.
  • Es intenso y no mejora con el descanso.
  • Se propaga a una o ambas piernas, especialmente si se extiende por debajo de la rodilla.
  • Provoca debilidad, entumecimiento u hormigueo en una o ambas piernas.
  • Está acompañado de una pérdida de peso sin causa aparente.

En casos poco frecuentes, el dolor de espalda puede indicar un problema médico grave. Busca atención médica de inmediato si tu dolor de espalda:

  • Ocasiona problemas de vejiga o intestino nuevos.
  • Está acompañado por fiebre.
  • Aparece después de una caída, un golpe en la espalda u otra lesión.

Causas

El dolor de espalda puede ser causado por varias condiciones, como:

  • Distensión muscular o de ligamentos.
  • Abultamiento o rotura de disco.
  • Artritis.
  • Osteoporosis.
  • Espondilitis anquilosante.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede experimentar dolor de espalda, pero existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo, como:

  • Edad.
  • Falta de ejercicio.
  • Sobrepeso.
  • Enfermedades como artritis y cáncer.
  • Levantar objetos de forma inadecuada.
  • Trastornos psicológicos.
  • Fumar.

Prevención

La prevención es clave para evitar el dolor de espalda. Aquí tienes algunos consejos para mantener tu espalda fuerte y saludable:

  • Haz ejercicio regularmente, especialmente actividades aeróbicas de bajo impacto.
  • Desarrolla fuerza y flexibilidad muscular, enfocándote en los músculos del abdomen y de la espalda.
  • Mantén un peso saludable.
  • Deja de fumar.
  • Evita movimientos bruscos y utiliza correctamente tu cuerpo al estar de pie, sentado y levantando peso.

¡Di adiós al dolor de espalda y disfruta de una vida sin limitaciones!

Recuerda que el dolor de espalda no tiene por qué controlar tu vida. Siguiendo estos consejos de prevención y cuidado, podrás mantener tu espalda fuerte y saludable. Si experimentas dolor persistente o tienes alguna preocupación, no dudes en consultar a tu proveedor de atención médica. ¡No permitas que el dolor de espalda te detenga, vive la vida al máximo!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *