Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor cervical es una molestia común que puede afectar significativamente nuestra vida diaria. Con dificultades para conducir, estar sentado durante largos períodos de tiempo o realizar tareas domésticas, es comprensible que nos preocupemos por este dolor. Sin embargo, es importante saber que en la mayoría de los casos, esta preocupación no está justificada.

En este artículo, te proporcionaremos información sobre las "banderas rojas" del dolor cervical, que son signos y síntomas que indican la necesidad de atención médica. Identificar estas banderas rojas te ayudará a determinar si tu dolor cervical puede ser causado por un problema de salud más preocupante.

Existen algunas situaciones en las que el dolor cervical puede ser motivo de preocupación. Estas situaciones incluyen:

  1. Nuevos síntomas antes de los 20 años o después de los 55 años: Si experimentas dolor cervical en estas etapas de tu vida, puede ser necesario buscar atención médica.

  2. Debilidad en más de un grupo muscular o pérdida de sensibilidad en más de un área de la piel: Estos síntomas pueden indicar un problema más serio y requieren una evaluación médica.

  3. Dolor intratable y que empeora con el tiempo: Si tu dolor cervical no mejora con el tiempo o se vuelve cada vez más intenso, es importante buscar atención médica.

  4. Mielopatías, cáncer, infección, inflamación o fracturas graves: Estas son las peores situaciones que se pueden encontrar en casos de dolor cervical. Si presentas alguno de estos problemas, es fundamental buscar atención médica de inmediato.

Banderas rojas del dolor cervical

Las "banderas rojas" que pueden sugerir la presencia de mielopatías incluyen:

  • Progresión insidiosa: Un empeoramiento gradual con efectos dañinos en tu salud.
  • Síntomas neurológicos: Marcha alterada, torpeza, debilidad en las manos y pérdida de función sexual, intestinal y/o urinaria.
  • Signo de Lhermitte: Sensación de descarga eléctrica en la columna y las extremidades al flexionar el cuello.
  • Signos de motoneurona superior en miembros inferiores: Signo de Babinsky, hiper-reflexia, clonus y espasticidad.
  • Signos de motoneurona inferior en miembros superiores: Atrofia y hipo-reflexia.
  • Pérdida de palestesia y percepción de la posición de las articulaciones: Más evidente en las manos que en los pies.

Las "banderas rojas" que sugieren cáncer, infección o inflamación incluyen:

  • Malestar, fiebre y pérdida de peso inexplicada: Estos síntomas pueden indicar la presencia de una enfermedad más grave.
  • Dolor que aumenta y dificulta el sueño: Si el dolor cervical no remite y afecta tu capacidad para dormir, es importante buscar atención médica.
  • Historia clínica relevante: Antecedentes de cáncer, enfermedad inflamatoria, tuberculosis, inmunosupresión, abuso de drogas, VIH u otras infecciones.
  • Linfoadenopatía: Trastorno de los ganglios linfáticos.
  • Sensibilidad vertebral importante: Vértebra extremadamente sensible a la palpación.

Las "banderas rojas" que sugieren trauma severo o lesión ósea incluyen:

  • Caída de gran altura o accidente grave: Estos eventos pueden causar lesiones cervicales significativas.
  • Osteoporosis: Fracturas con un trauma leve en personas con esta condición.
  • Historia de cirugía cervical: Antecedentes de intervenciones quirúrgicas en la columna cervical.

Recuerda que esta información se basa en las recomendaciones del National Institute for Health and Care Excellence (NICE) y es importante buscar atención médica si presentas alguna de estas "banderas rojas".

Si te ha gustado este artículo y deseas apoyarnos para seguir creando contenido gratuito, ¡suscríbete a FisioComunidad!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *