Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, o dolor en la zona baja de la espalda, es un problema común que afecta a muchas personas. Los síntomas más comunes de la lumbalgia incluyen:

  • Dolor en la zona inferior de la espalda.
  • Dolor que se extiende hacia las extremidades inferiores, llegando incluso hasta los dedos del pie.
  • Sensación de adormecimiento que puede llegar hasta los dedos del pie.
  • Debilidad en las extremidades inferiores.

Las causas más comunes de la lumbalgia

Existen varias causas que pueden provocar el dolor de espalda. Algunas de las más comunes son:

  • Distensión muscular: dolor fuerte en la parte inferior de la espalda después de realizar alguna actividad o movimiento puntual.
  • Hernia discal: compresión de una raíz nerviosa al desplazarse el disco intervertebral.
  • Discartrosis: deterioro de los discos intervertebrales.
  • Espondilolistesis: deslizamiento hacia delante de una vértebra.
  • Artrosis de articulaciones facetarias: pérdida de flexibilidad en las articulaciones.
  • Estenosis del canal lumbar: compresión de los nervios al salir de la columna vertebral.
  • Aplastamiento vertebral: dolor repentino que empeora al estar de pie o caminar.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

Si sufres de lumbalgia, existen varias formas de aliviar el dolor y mejorar tu calidad de vida. Aquí te dejamos algunos consejos:

  • Aplica calor en la zona dolorida durante 20-30 minutos seguidos.
  • A la hora de dormir, utiliza un colchón firme y duerme de lado con una almohada entre las piernas o en posición "boca arriba" con las piernas en alto.
  • Evita esfuerzos excesivos, sobrepeso y utiliza sillas con respaldos rectos que apoyen la columna.
  • Al levantar peso, flexiona las rodillas para agacharte y mantén la espalda recta.
  • Evita el uso de zapatos planos o con excesivo tacón.
  • Realiza ejercicio físico regularmente, especialmente ejercicios que fortalezcan la musculatura de la espalda, como el pilates.
  • No esperes a que el dolor empeore, acude a un fisioterapeuta regularmente para minimizar los síntomas y recibir orientación sobre ejercicios adecuados.

¡No dejes que el dolor de espalda te limite! Sigue estos consejos y mejora tu calidad de vida. Recuerda que siempre es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento personalizado.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *