Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor es un signo de enfermedad y un motivo frecuente de consulta médica. Pero, ¿sabías que existen diferentes tipos de dolor y mecanismos que lo desencadenan? En este artículo, te presentaremos las bases fisiopatológicas del dolor y cómo se puede aliviar. ¡No te lo pierdas!

El dolor se puede clasificar en agudo o crónico, nociceptivo o neuropático, y según la velocidad de conducción en rápido o lento. El dolor agudo es la respuesta inmediata a una lesión o estímulo nocivo, mientras que el dolor crónico persiste durante un período prolongado, incluso en ausencia de lesiones. El dolor nociceptivo es consecuencia de una lesión en los tejidos somáticos o viscerales, mientras que el dolor neuropático es el resultado de una alteración en la transmisión de la información nociceptiva en el sistema nervioso central o periférico.

Naturaleza del dolor

El dolor es producido por estímulos nocivos que son detectados por receptores específicos llamados nociceptores. Estos nociceptores se dividen en fibras C y fibras Aδ, que responden selectivamente a diferentes estímulos nociceptivos. Cuando se produce una lesión tisular, los nociceptores liberan neurotransmisores del dolor como el glutamato y la sustancia P, que activan las vías neuronales del dolor y transmiten la señal al cerebro.

Proceso neuronal de la señal del dolor

El proceso neuronal de la señal del dolor consta de tres etapas: transducción, transmisión y modulación. La transducción es el proceso por el cual el estímulo nociceptivo se convierte en una señal eléctrica en los nociceptores. La transmisión es el proceso por el cual la señal del dolor se transmite desde los nociceptores hasta el cerebro a través de las vías neuronales. Y la modulación es el proceso por el cual la señal nociceptiva puede ser inhibida y modificada en los centros superiores del dolor.

Mecanismo intracelular de la analgesia opioide

Uno de los mecanismos más efectivos para aliviar el dolor es el uso de opioides endógenos y exógenos. Estos opioides actúan en los receptores opioides en los terminales presinápticos de las fibras nociceptivas, bloqueando los canales de calcio y abriendo los canales de potasio. Esto resulta en una disminución de la liberación de neurotransmisores del dolor y una hiperpolarización de las células, lo que lleva a una disminución de la actividad de los nociceptores y, por lo tanto, a una disminución del dolor.

Dolor crónico y su manejo

El dolor crónico puede ser de origen inflamatorio o neuropático y se caracteriza por una sensibilización de las vías del dolor, lo que resulta en una mayor percepción del dolor y la aparición de hiperalgesia y alodinia. El manejo del dolor crónico puede incluir el uso de opioides, pero también se pueden utilizar otros enfoques como la terapia física, la terapia cognitivo-conductual y los tratamientos intervencionistas.

En resumen, el dolor es un síntoma común de enfermedad y puede ser clasificado de diferentes maneras. El mecanismo neuronal del dolor involucra la transducción, transmisión y modulación de la señal del dolor. El uso de opioides puede ser efectivo para aliviar el dolor, pero también existen otros enfoques de manejo del dolor crónico. ¡No dejes que el dolor controle tu vida, busca opciones de tratamiento y vive sin dolor!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *