Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Las enfermedades articulares pueden ser muy dolorosas y afectar la calidad de vida de las personas mayores. El desgaste de las articulaciones y los daños degenerativos son las principales causas de estas patologías. En este artículo, te proporcionaremos información sobre las causas, síntomas y tratamientos de las enfermedades articulares, así como consejos para prevenir el dolor y el daño en las articulaciones. ¡No te lo pierdas!

Las enfermedades articulares en personas mayores suelen ser causadas por procesos degenerativos (artrosis) e inflamatorios (artritis). El desgaste de las articulaciones debido al movimiento repetitivo o al sobrepeso, así como el envejecimiento, son factores que contribuyen al desarrollo de estas enfermedades. Las articulaciones más afectadas suelen ser las de la cadera y las rodillas, aunque también pueden afectar a otras áreas del cuerpo.

Síntomas de enfermedad de huesos y articulaciones

Los síntomas de las enfermedades articulares incluyen dolor en las articulaciones y los huesos, inflamación, dificultad para moverse y crujidos en las articulaciones. A medida que la enfermedad avanza, el dolor puede volverse crónico y afectar la calidad del sueño. También pueden presentarse problemas de equilibrio, deformidades óseas y pérdida de masa muscular.

Principales enfermedades de los huesos y articulaciones

Existen diferentes tipos de enfermedades articulares, entre las que se encuentran la artritis, la osteoartritis, la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante, la gota, el síndrome del túnel carpiano, la hernia de disco, la esclerosis lateral amiotrófica, la fibromialgia, la bursitis, la tendinitis, la escoliosis y el codo de tenista. Cada una de estas enfermedades presenta síntomas específicos y requiere un tratamiento adecuado.

Tratamiento de las enfermedades de las articulaciones

El tratamiento de las enfermedades articulares depende del tipo y la gravedad de la enfermedad. En general, se utilizan medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación, así como terapias físicas para fortalecer los músculos y mejorar la movilidad. En algunos casos, puede ser necesario recurrir a la cirugía para reemplazar una articulación dañada.

Prevención de dolores articulares y musculares

Para prevenir el dolor y el daño en las articulaciones, es importante protegerlas evitando cargar peso excesivo y utilizando elementos ortopédicos cuando sea necesario. Una dieta saludable, rica en calcio y vitamina D, es fundamental para mantener la salud de los huesos y las articulaciones. Además, es importante realizar ejercicio regular y moderado para fortalecer los músculos y mantener la movilidad de las articulaciones.

¡No dejes que el dolor de huesos y articulaciones limite tu calidad de vida! Con el tratamiento adecuado y medidas preventivas, es posible aliviar el dolor y mantener una buena salud articular. Recuerda consultar a tu médico para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. ¡Cuida de tus articulaciones y disfruta de una vida activa y sin dolor!

Artículos recomendados

Deja un comentario